Sí. El envasado en atmósfera modificada está destinado a prolongar la vida útil de los alimentos de forma segura. Los gases (oxígeno, nitrógeno, dióxido de carbono, etc.) utilizados para el envasado de MAP son totalmente aptos para uso alimentario y están autorizados por las autoridades. De hecho, la atmósfera interior se modifica para ralentizar el deterioro de los alimentos, mantener los alimentos lo más frescos posible, sin cambiar el estado de los productos alimenticios.